Está registrado? [Ingrese Aquí], sino [Regístrese]
 
Menu Principal
Taxidermia

Menu Utilidades

Calendario
<< Diciembre 2020 >>
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
 
 
 
 
 
 
 
 
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31

Newsletter
Suscríbase al Newsletter
Nombre
Email
 

Recomendados

   


Taxidermia
Usted está aquí » Taxidermia »  

TAXIDERMIA

EL TROFEO:

 Constituye en nuestro medio el objetivo fundamental de todo cazador deportivo. Aún en aquellos países en que por razones de control biológico se permita la caza de hembras (en determinadas regiones y ciertas temporadas), el verdadero aficionado tratará de cobrar un buen ejemplar macho, antes que una hembra que únicamente le produce satisfacciones gastronómicas (debemos recordar que son muchos los interesados a este tipo de carne). El trofeo de ciervo, es decir su cornamenta, se conserva y presenta de dos maneras: taxidermizando cabeza, cuello y, a veces parte del pecho, o colocando el cráneo seco (hueso solo) sobre un escudo de madera. En general ambos tipos de trabajo son encomendados a un buen taxidermista, aún cuando hay aficionados que preparan personalmente sus trofeos (especialmente de la segunda manera), como un entretenimiento, un "hobby" que prolonga los placeres de la caza.

COMO CONSERVAR EL CRANEO SECO (solo hueso)

Supongamos que el animal ha sido "cuereado" (americanismo por desollar) y debemos desprender la cabeza del resto del cuerpo. Se comienza por cortar la carne del cuello con un cuchillo bien afilado lo más cerca posible del cráneo, se busca la inserción en éste de la columna vertebral, dejando perfectamente libre esta zona de todo resto de carne. La misma articulación permite introducir parcialmente la punta del cuchillo para cerciorarnos. Tomando firmemente la cabeza por la cornamenta, se la hace girar en uno y otro sentido, y finalmente se le hace dar una vuelta completa o algo más, con lo cuál se habrá desprendido la vértebra, quedando visible la médula que si no se ha roto puede cortarse con el cuchillo. En estas condiciones puede ser entregada la cabeza al taxidermista, si no han de transcurrir más de dos o tres días, plazo que puede variar según la temperatura reinante en la zona de caza. En caso contrario, y a fin de evitar situaciones desagradables durante el almacenamiento y transporte, se quitará todo lo que sea factible de descomposición, como ser ojos, lengua, sesos, carne, etc.

Para el descarne recomendamos muy especialmente a los que recién se inician, NO HERVIR LA CABEZA, pues no solamente pueden desprenderse algunos huesos que forman el cráneo si el tiempo de cocción es excesivo, sino que el mismo adquiere un color y porosidad que le quitan la belleza. Es preferible desprender el máximo con un cuchillo filoso y el resto por un proceso de maceración en agua fría.

Los sesos pueden sacarse, fraccionadamente por el orificio donde se inserteba la última vértebra, utilizando un alambre grueso doblado su extremo en forma de gancho, y la ayuda de agua a presión de una manguera de riego, cuando sea posible disponer de ella. En caso contrario es necesario enjuagar repetidamente los restos por inmersión del cráneo.

Finalmente se deja secar, y por último conviene introducir el cráneo para su traslado en una bolsa plástica atada firmemente, llevándola inmediatamente al taxidermista para que haga su trabajo, más si no se ha sacado totalmente la carne.

SI DESEA EMBALSAMAR

En este caso es necesario conservar además de la cabeza, el cuello y parte del pecho. Conviene pecar por exceso para que el taxidermista disponga de más material. El corte trnasversal se inicia a la altura de la cruz hacia el costado, abarcando todo el pecho hasta volver al punto de partida. El corte longitudinal será a lo largo del cuello en su parte superior, hasta la base del cráneo. Luego se cuerea la parte asi limitada, con el cuidado normal que requiere esta operación, a excepción de la cabeza. Esta última se separa del cuello despellejado, de acuerdo a lo que comentamos anteriormente.

Extendemos luego la piel, a la sombra, y cubrimos la misma con abundante sal gruesa en su parte interna incluyendo la zona expuesta (carnosa) de la cabeza. Posteriormente para el traslado, conviene plegar la piel de modo que quede dentro de ella la mayor cantidad posible de sal, recordando que es necesario ubicarla en un lugar con sombra, ventilado y fresco, y que la piel largará líquido, a raíz de la sal, lo cual podría arruinar objetos cercanos.

También en este caso pueden transcurrir tres días como máximo hasta la entrega al taxidermista, siempre que el clima no sea caluroso y húmedo, pero debemos recordar que cuanto antes lo hagamos más seguridad tendremos de que no se arruine la piel y se desprenda el pelo.

Para un lapso mayor conviene siempre cuerear la cabeza totalmente, y aplicarle abundante sal a toda la piel. La operación es muy delicada y deberá usarse un pequeño cuchillo muy filoso, cuidando especialmente de no arruinar la piel interior de la misma. El corte longitudinal, que terminaba en la base del cráneo, debe en este caso bifurcarse hacia los péndulos de los cuernos (en forma de T), y desprender la piel alrededor de la roseta con mucho cuidado. A partir de allí hacia el hocico debe cuerearse entero o sea "en bolsa" como dicen en el campo.

La piel se sala bien interiormente para llevarla luego plegada con la sal en su interior.

Como en este caso el cráneo no interesa tanto, se puede hervir para evitar tener trabajo. Sin embargo, deberá tenerse cuidado de que la cornamenta no quede parcialmente dentro del agua en ebullición pues dañará su colorido, y es necesario evitar una cocción excesiva que pueda "desarmar" el cráneo. La quijada inferior se limpiará y conservará separadamente, para entregar el conjunto al taxidermista que hará el embalsamado.

En el caso de animales sin cornamenta (por ej el puma), este se cuereara íntegramente en "bolsa" siguiendo todos los pasos y extremando las medidas en las zonas críticas ( ojos, labios).

Fuente: Instituto Superior de Taxidermia y Conservación

Profesor: Pedro Viamonte


» Articulos Relacionados con Taxidermia » :
**TAXIDERMIA [30/ene/2007]

 


Se han visto 21335616 Páginas, desde el viernes, 05/ene/2007
OnLine: 32 personas (32 visitantes anónimos)
© Semanario del Pescador, Luis María Bruno, Radio y TV.
Contáctese al email: info@semanariopescador.com
Campana - Bs.As. - AR - miércoles, 02/dic/2020 - 00:08
Sistema FuncWay (c) 2003-2007

miércoles, 02/dic/2020